¿Cuántas veces hemos tenido que sustituir alguno de nuestros electrodomésticos (lavadoras, cafeteras, planchas) debido a que la cal se había incrustado en ellos? Es una realidad común en muchos hogares, y supone un verdadero problema para quien lo padece. En tiempos de crisis, en el que buscamos mantener el máximo tiempo cualquier productos que compramos, es un inconveniente al que poner remedio cuanto antes.

Además de eso, la cal en las tuberías afecta a la calidad del agua que sale de ellas. Con este agua cocinamos, lavamos la ropa, nos duchamos… y hacerlo con agua calcificada no es ni agradable ni recomendable.  Para evitar esto, nuestro sistema Hidrocal actúa sobre la cal acumulada, ayudando a que se desprenda.

Beneficios de Hidrocal, el desincrustador de Hidrosalud

Entre las ventajas que tiene el uso de Hidrocal en nuestro hogar, están:

  • Disminución progresiva de la incrustación calcárea adherida en las paredes de la tubería.
  • Ahorro de un 5% – 8% de energía al año.
  • Mayor limpieza de los componentes de los electrodomésticos
  • Facilidad del sistema de calefacción para intercambiar el calor.
  • Adaptable a los diferentes materiales y grosores de tubería. Con tan solo pulsar un botón, se regula automáticamente la intensidad para ofrecer los mejores resultados.
  • No utiliza ni sales ni químicos.

Además, su instalación y uso es sencillo: se engancha a la tubería, se conectan los cables al equipo y se enrollan en la tubería; y para acabar sólo hay que conectar el dispositivo a la red eléctrica.

Sin mantenimiento y sin preocupaciones: Hidrocal no requiere mantenimiento. Es suficiente con mirar la luz para comprobar que el aparato sigue en marcha.