Los expertos recomiendan beber cerca de dos litros diarios de agua que normalmente tomamos embotellada dada la dudosa calidad del agua del grifo. Por ello, una familia media gasta algo más de 50 euros mensuales en agua para beber, agua mineral embotellada. Cuando hablamos de agua mineral nos referimos a aquella que contiene una serie de sustancias con cierto beneficio para la salud. Tradicionalmente el agua mineral se tomaba directamente de su nacimiento, pero actualmente multitud de empresas de agua embotellada no utilizan agua de manantial en la fabricación de sus aguas embotelladas, sino que se someten aguas purificadas a procesos que modifican su contenido para añadir ciertos elementos. Algunas de las diferencias básicas entre el agua natural y el agua mineral son el sabor, el olor y su contenido en minerales, ya que dichas características se atribuyen a las capas de arenas, rocas y tierras que las aguas atraviesan y que dependen de la zona en que el agua es extraída.

Para evitar sorpresas, asegurar ahorro y garantizar un consumo doméstico saludable, miles de familias recomiendan la instalación de un sistema de tratamiento de agua en el hogar. Con Hidrosalud, la comodidad de tomar agua corriente en nuestra casa está asegurada, siempre con garantía de un buen sabor y las mejores propiedades saludables.