osmosis inversaUna empresa Noruega abre la primera planta de energía basada en la osmosis inversa

La osmosis inversa no deja de evolucionar, la empresa noruega Stalkraft, una de las compañías más importantes relacionadas con el desarrollo de energías renovables en Europa, ha construido una planta prototipo de energía osmótica en el fiordo de Oslo, en la ciudad de Hurum, en el condado de Buskerud.

Su objetivo es producir la electricidad suficiente para iluminar y calentar una pequeña ciudad en cinco años, a partir de un sistema de osmosis inversa.

Este proyecto supone un paso adelante en la investigación y en el desarrollo de energías renovables basadas en fuentes poco convencionales.

En un principio se va a producir una cantidad minúscula de energía, unos 4 kilovatios, que es la energía necesaria, por ejemplo, para calentar una tetera eléctrica de gran tamaño, la meta es que en 2015 se produzcan 25 megavatios, la misma cantidad de energía que puede generar un pequeño parque eólico.

Para ello se utiliza la energía que se libera cuando una masa de agua dulce se encuentra con otra de agua salada, es decir, se bloquea el curso de un río dirigiendo el flujo de agua dulce al océano a través de una membrana semipermeable, de esta manera se aprovecha el flujo del disolvente para generar energía.

El gran desafío es fabricar una membrana que se adecúe a las necesidades que este tipo de energía requiere.

Los partidarios de la energía osmótica defienden que es una energía libre de emisiones, que es renovable y que, a diferencia de la energía eólica o solar, funciona sin importar el clima.

En cambio los detractores dicen que la energía osmótica es probablemente una energía que necesita una enorme inversión, además, la construcción de estas plantas de energía puede provocar un enorme impacto ambiental.