¡Somos agua!, el 65% de nuestro organismo es agua, así que la importancia de un correcto tratamiento del agua es fundamental y para ello la clave es purificar el agua. Existen diferentes formas de tratar el agua y en la actualidad destacamos el sistema de osmosis inversa, con un bajo coste y alta eficiencia. Se trata de un método muy efectivo tanto para uso doméstico como comercial.

Beneficios de un correcto tratamiento del agua

Según indica el Dr. Jesús Vaquero, especialista en Medicina de Familia y Comunitaria, en un artículo para un medio online, el agua además de ejercer como protector para controlar la temperatura de nuestro cuerpo, nos ayuda a mantener los adecuados niveles de acidez en el cuerpo y a su vez, retarda los procesos de envejecimiento.

También hemos podido conocer a través del mismo artículo que el consumo de agua en cantidades apropiadas reduce un 45% el riesgo de problemas de colon y a la mitad las probabilidades de desarrollar cáncer de la vejiga, además de disminuir los problemas cardíacos, según un Estudio de la Universidad de Harvard.

En cuanto a la cantidad mínima de agua que debería contener nuestro cuerpo, al día oscila entre los 1500 y 2000 ml, teniendo presente que podemos adquirirla a través de las frutas.

Por tanto, debemos ser conscientes de la importancia de beber las cantidades requeridas de agua diarias, pero a su vez, tener en cuenta cuál es la calidad de agua que estamos tomando.