osmosis inversaLa popularidad del agua tratada mediante osmosis inversa ha crecido de manera constante desde que se introdujo este sistema de purificación del agua.

Los sistemas de osmosis inversa tienen muchas ventajas.

Son respetuosos con el medio ambiente, ya que no producen o utilizan productos químicos o nocivos durante su proceso.

Además, los sistemas de osmosis inversa requieren una cantidad mínima de energía.

El sabor del agua purificada es otra ventaja distinta. La osmosis inversa elimina los minerales disueltos y otros contaminantes que hacen que el agua huele desagradable, tenga mal gusto o presente colores inusuales.

Los sistemas de osmosis inversa son compactos, y ocupan un espacio menor que el que pueden ocupar otros sistemas de tratamiento del agua.

La mayoría de los sistemas de osmosis inversa son totalmente automatizados y están diseñados para la puesta en marcha y parada automática a través de bloqueos. Por lo tanto, las plantas de osmosis inversa, por lo general, requieren poca mano de obra.

Otra ventaja es que debido a su diseño modular, el mantenimiento es fácil.

El mantenimiento programado se puede realizar sin necesidad de cerrar la planta entera.

Su diseño modular también hace que la expansión de la planta sea una opción fácil.

Por no hablar de los beneficios para la salud, el proceso de osmosis inversa elimina las moléculas de sodio del agua, las moléculas grandes de sodio no pueden pasar a través de las membranas del sistema de filtrado de ósmosis inversa, por lo que beber agua de osmosis inversa proporciona beneficios a las personas con presión arterial alta o que sufren enfermedades hepáticas.

El agua tratada también puede resultar muy beneficiosa para los pacientes de cáncer, sobre todo durante la radioterapia o la quimioterapia, ya que durante ese proceso se debilita el sistema inmunitario. El agua no tratada puede contener microorganismos nocivos y diminutos gérmenes que pueden causar infecciones.