La organización  WWF, mundialmente conocida por su labor medioambiental, denuncia que «nuestro país tiene reiteradas sanciones desde 1998 por incumplimiento de las directivas de aguas de baño y depuración de aguas residuales urbanas. A pesar de las cuantiosas ayudas económicas de la UE, en la actualidad no se cumple la obligación de depurar los vertidos de todas laslocalidades de más de 5.000 habitantes. La Directiva Marco del Agua(DMA) europea exige a los países la recuperación del buen estado ecológico de todas las masas de agua dulce de los países: ríos, acuíferos y humedales, con fecha límite en 2015».

En Hidrosalud este hecho nos preocupa especialmente, pues la calidad del agua es nuestra razón de ser. La mala calidad del agua en nuestras ciudades afecta de manera nociva a nuestra salud, y esto es debido a la contaminación fluvial de ríos como el Llobregat o el Guadalquivir (en los alrededores de Barcelona y Sevilla), el Segura, que acumula aguas residuales urbanas y agrícolas, o el Nervión, saturado de vertidos indrustriales.

 Por ello, contar con un sistema doméstico que asegure la calidad del agua que consumimos, algo vital para nuestra salud.