osmosis

Con los equipos de osmosis inversa, podemos obtener agua de calidad sin ningún tipo de sabor y lo más importante, sin sustancias perjudiciales para nuestra salud.

El agua es esencial para la vida tanto para los seres humanos como animales y plantas. Este líquido participa en prácticamente la totalidad de funciones que realiza nuestro cuerpo (regularización de temperatura, absorción y transporte de nutrientes, etc) Por este motivo, debe existir un buen balance entre el agua que ingerimos y el agua que eliminamos, para mantener los niveles correctos de nuestro cuerpo.

Por todo ello es importante ingerir agua pura, sin sustancias tóxicas. El 70€% de la superficie de la tierra esta compuesta por agua, pero no toda es apta para el consumo humano. Filtraciones, vertidos y polución la contaminan.

De todos es sabido que para que para que el agua extraída de los ríos, de las fuentes o de las reservas ubicadas bajo el suelo, sea apta para el consumo humano, ha de pasar por unos controles de salud y se le debe aplicar unas sustancias químicas para que sea potable. Estas sustancias consumidas a diario pueden ser perjudiciales para nuestra salud.

El mejor método para purificar el agua del grifo y eliminar los niveles de sustancias contaminantes como nitrato, nitrito, cal, metales pesados, cloro, disolventes orgánicos, pesticidas y otros productos perjudiciales para nuestra salud,  es la osmosis inversa. Con la osmosis inversa, a través de un proceso natural que separa las sustancias a través de una membrana semipermeable donde quedan depositadas las sustancias que no son aptas para el consumo, podemos obtener agua de calidad, y por lo tanto saludable para nuestro organismo.

Podemos elegir entre equipos que se instalan de manera sencilla debajo del fregadero, sin necesidad de obra, o equipos de osmosis sin instalación en los que solamente tenemos que enchufar, llenar el depósito y listo.