Empieza un nuevo año, pero hay algo que no cambia: el agua de nuestro grifo sabe mal. No tiene buen sabor y además, contiene mucha cal, con lo que nuestros electrodomésticos (lavadoras, planchas), se pueden estropear antes de lo previsto. Otro gasto más inesperado que sumamos a la ya de por si dificultosa cuesta de enero.

La ósmosis inversa doméstica es el sistema por el que se hace pasar agua a presión a través de una membrana semipermeable, con el propósito de filtrarla y retener contaminantes como: metales pesados, exceso de sal, moléculas orgánicas, microorganismos patógenos y partículas en suspensión.

¿Qué ventajas obtendremos apostando por la ósmosis inversa?

Agua pura para beber y cocinar, gracias a que tiene un nivel de mineralización bajo.

Es diurética. Al ser más ligera bebemos más y se elimina con mayor rapidez ayudando a depurar el organismo, especialmente en los procesos renales.

Contribuye a un planeta más limpio, sin plásticos ni envases.

Supone un ahorro y una comodidad. No tenemos que estar pendientes de tener en la despensa las incómodas garrafas de agua.

Está siempre disponible en el grifo sin comprarla.

En Hidrosalud sabemos lo importante que es tener agua de calidad en el hogar, y por eso ponemos a tu disposición los mejores productos de ósmosis inversa doméstica. Todos nuestros equipos son de gran calidad, y en caso de que hubiera algún problema, contamos con un servicio técnico especializado, HidroSat, que responderá ante cualquier incidencia.