Ósmosis inversa para prevenir las piedras de riñón

Ósmosis inversa | En Hidrosalud, nos gusta aportar información que te pueda servir en tu día a día. Tanto en temas relacionados con el agua, como en aquellos que conciernen a tu salud. En muchos casos, pueden ir relacionados, ya que la hidratación es algo básico para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. En el blog de hoy hablaremos de las conocidas como piedras de riñón. Te daremos una serie de claves para prevenir su aparición, y también para reconocer sus síntomas.

Se sabe que esta dolencia afecta a aproximadamente al 5 % de la población en nuestro país, y que es más frecuente en hombres de entre 30 y 50 años de edad, que en mujeres.

La probabilidad de padecer esta patología también es mayor en climas calurosos, por lo que posiblemente aparezca en verano o en primavera.

Los factores genéticos, la alimentación, la cantidad de líquido que se ingiere, las infecciones de vías urinarias y otras enfermedades metabólicas, como la diabetes mellitus, pueden contribuir a la aparición de cálculos renales.

En los últimos tiempos, ha aumentado la incidencia en los países más industrializados. Este hecho se puede relacionar con hábitos dietéticos poco saludables, como la escasa ingesta de líquidos, o una alimentación con elevados niveles de proteínas, sal y oxalatos.

Si el cálculo es pequeño, se puede solucionar por si mismo, expulsándose en el momento de orinar.  Si es más grande, posiblemente se tenga que recurrir a practicar una intervención extracorpórea urológica (litotricia, cirugía endoscópica y/o cirugía abierta).

Tipos de piedras en los riñones:

  • Piedras de calcio: son el tipo más común de las piedras en el riñón. Normalmente son de calcio y oxalato, una substancia química natural presente en la mayoría de alimentos, pero a veces también pueden estar hechos de calcio y fosfato.
  • Piedras de ácido úrico: se forman cuando la orina es demasiado ácida. El ácido úrico puede formar piedras por sí mismo, o con calcio.
  • Piedras de estruvita: este tipo de cálculos contienen magnesio, amonio y fosfato.
  • Las piedras de cistina: están hechas a base de una sustancia química que el cuerpo produce de forma natural, llamada cistina. Las piedras de cistina son muy poco frecuentes, y se dan en personas que tienen un trastorno genético, que provoca que la cistina se escape de los riñones en la orina.

Hay todo tipo de tamaños de piedras en el riñón. Pueden ser tanto del tamaño de un grano de arena, como de una perla. Pueden permanecer en los riñones o viajar a través de los uréteres (los tubos que van desde los riñones a la vejiga) y fuera del cuerpo con la orina. El proceso de traslado de la piedra a través de los uréteres y fuera de la uretra con la orina, se llama pasar un cálculo renal (piedra en el riñón). Una piedra también puede quedar atrapada en el tracto urinario, bloqueando la expulsión de la orina, cosa que causa bastante dolor.

Para prevenir la aparición de cálculos renales en persona que ya han sufrido un episodio de litiasis renal, hay una serie de recomendaciones que merece la pena seguir:

Hidrátate con tus equipos de ósmosis inversa

Mantener unos adecuados niveles de hidratación.

Es importante llevar a cabo una ingesta apropiada de agua. Si es de un equipo de ósmosis inversa, mejor aún. De esta manera, estaremos hidratados, especialmente con el calor y cuando se realiza ejercicio físico. Beber unos dos litros de agua al día, o incluso más si estamos en épocas de mucho calor y esfuerzo físico.

Se recomienda beber aguas de mineralización débil, desaconsejándose las carbonatadas. Un ejemplo perfecto, serían las aguas de los equipos de ósmosis inversa.

Para comprobar que estamos bebiendo la cantidad correcta de agua, la orina debe ser de un color amarillo claro. Ni muy amarilla, ni muy transparente. Bebe agua de tu equipo de ósmosis inversa, y comprueba que todo está en orden.

También se desaconseja el consumo de refrescos en general, sobretodo los que contienen elevadas dosis de azúcar.

Se pueden tomar zumos de frutas frescas en su lugar, que también contribuyen a la hidratación.

El consumo regular de infusiones a base de Herniarina ayuda al incremento de la orina. Esta planta diurética, denominada también “rompe-piedras”, favorece a la prevención de la formación de cálculos renales.

Confía en Hidrosalud

Debes controlar tu dieta, y comer de forma equilibrada, responsable y variada.

La obesidad incrementa la probabilidad de sufrir un cólico nefrítico, y además aumenta el riesgo de padecer complicaciones renales. Por eso, es fundamental que lleves a cabo una dieta sana.

Si en ella abundan las frutas y la verdura, y reduces las proteínas de origen, irás por buen camino.

También se debe evitar la ingesta de sal en exceso, o dulces.

Entre las frutas, los cítricos deben tener un papel destacado. En el caso de los pacientes con litiasis de oxalato cálcico, se deben evitar verduras como acelgas y espinacas.

Dolor lumbar, sangre en la orina, infección del aparato urinario… suelen ser síntomas de la litiasis renal. Debes prestar atención a los avisos que te da el cuerpo, y poner remedio ante la más mínima sospecha.

Generalmente, comienza todo como un dolor intenso en la zona inguinal, que sigue hacia los genitales externos y después el tracto uretral.

Si tienes cualquier duda, contacta con nosotros. ¡Te esperamos!

 

Comparte: