osmosis inversa El filtrado del agua por medio de la osmosis inversa es una solución ideal para conseguir agua limpia y sana.

El agua es un elemento natural indispensable para el desarrollo de la vida y de las actividades humanas, es difícil imaginar actividades en las que no se utilice, de una u otra forma.

La osmosis inversa es una tecnología de purificación del agua mediante la que se consigue un elevado porcentaje de retención de contaminantes, estén o no disueltos en ella.

La osmosis inversa es una solución ideal para solventar los distintos problemas que presenta el agua, con la osmosis inversa se obtiene agua de calidad libre de sustancias contaminantes, además, se trata de un sistema respetuoso con el medio ambiente, ya que no produce o utiliza productos químicos o nocivos durante su proceso

Es un hecho que la humanidad necesita agua cada vez en mayores cantidades para realizar sus actividades. Este aumento del consumo se debe al incremento de las prácticas de irrigación agrícolas, al desarrollo industrial y a la existencia de hábitos de consumo que implican su derroche.

Uno de los principales problemas a los que tiene que hacer frente el agua es la contaminación, los agentes que contaminan el agua pueden ser de tipo biológico, químico y físico.

Las ciudades con un alto grado de urbanización arrojan a ríos, lagos y mares, grandes volúmenes de aguas residuales, debido al uso doméstico, industrial y agrícola que se hace del agua.

Se considera que el agua está contaminada, cuando ya no puede utilizarse para el uso que se le iba a dar, o cuando se ven alteradas sus propiedades químicas, físicas, biológicas y/o su composición.

El agua contaminada se convierte en un vehículo de agentes infecciosos como pueden ser virus, bacterias, hongos… además de sustancias tóxicas como pesticidas, metales pesados y otros compuestos químicos, orgánicos, que pueden resultar muy perjudiciales para la salud.