Osmosis inversaLa osmosis inversa es la solución ideal para la desalinización de agua de mar.

La osmosis inversa se ha convertido en la solución idónea para lugares en los que el agua se ha convertido en un bien muy escaso o en un bien de alto valor económico.

Si hay algo que comparten la mayoría de países es el hecho de que no hay agua suficiente y la disponible hay que repartirla, se oscila entre la escasez crónica y la sobreabundancia en función de las lluvias.

El 97,5% del agua que existe en nuestro planeta es salada y tan sólo una cantidad inferior al 1% es apta para el consumo humano.

El principal objetivo de la desalinización es separar la sal del agua para que luego esta pueda ser utilizada como agua potable, como agua para procesos industriales…

Es necesario desalar el agua ya que los seres humanos no podemos consumir agua que tenga más de 0.5 gramos de sales disueltas por litro, tampoco es bueno consumir agua que esté totalmente desmineralizada.

El agua de mar tiene un efecto deshidratante en las personas, provoca que se acumule una alta cantidad de electrolitos en el organismo, lo que se traduce en vómitos, diarrea, y si es en exceso, puede causar hasta la muerte.

Para realizar la desalinización en primer lugar hay que tomar el agua del mar e introducirla en las unidades de pretratamiento en las que se realizan procesos químicos y distintos filtrados del agua.

Tras esto el agua es impulsada hacia las membranas en las que se produce la osmosis inversa, es decir, se separan las sustancias tóxicas del agua mediante una membrana semipermeable y se convierte el agua introducida en saludable para nuestro organismos.

El agua tratada puede ser utilizada directamente o bien puede ser conducida hacia unidades de postratamiento.