Los minerales disueltos en el agua son los que la dotan de beneficios para la salud.

Las aguas ricas en calcio mejoran el tono muscular pero sobre todo ayudan a fortalecer los huesos y los dientes, por su parte, aquellas que contienen magnesio ayudan a fijar el calcio y fósforo en nuestro organismo. El flúor presente en el agua también tiene efectos beneficiosos sobre los dientes, pero es importante controlar el agua que consumimos pues un exceso de dicho elemento puede producir un efecto negativo y debilitar nuestro esmalte, además de producir mayor riesgo de osteoporosis. Las aguas ricas en sodio de manera moderada y las que contienen magnesio son beneficiosas para el sistema nervioso y el control muscular. El aparato digestivo se beneficia con el consumo de aguas cloruradas, bicarbonatadas y sulfatadas, ya que mantienen el pH de las secreciones gástricas y facilitan el proceso digestivo y neutralizan el exceso de ácidez. Las aguas ferruginosas, por su parte, pueden tener efectos positivos sobre los glóbulos rojos mientras que las sulfatadas han manifestado efectos beneficiosos sobre la piel.

Si desea asegurarse de que toma un agua rica en propiedades beneficiosas para su salud no dude en consultarnos.