tratamiento del aguaPara que el agua esté limpia es necesario tratarla para hacerla más saludable

El tratamiento del agua es fundamental, el agua es un compuesto químico simple, pero con propiedades complejas debido a su sesgo. La fórmula química del agua es H2O, es decir, el agua está formada por dos átomos de hidrógeno (H) y uno de oxígeno (O). El agua es indispensable para la salud y el bienestar; no puede haber vida en la tierra sin agua. De hecho, el cuerpo humano está compuesto por un 70% de agua. Sin embargo, esa misma agua puede hacer daño al cuerpo si no se purifica. El agua sin filtrar contiene cloro, flúor, dioxinas, parásitos, etc.… que  pueden ser peligrosos para la salud.

El agua se encuentra en casi en todas las partes de la tierra, se encuentra en ríos, lagos… pero estos proporcionan agua que contiene una gran cantidad de basura debido a la contaminación y que la hacen inservible para el consumo. Para que esté limpia, el agua debe someterse a una serie de tratamientos para hacerla potable, es necesario realizar un correcto tratamiento del agua.

La mayoría de la gente tiene la creencia de que beber agua sin filtrar es sano, que no es necesario el tratamiento del agua: “llevo bebiendo agua sin filtrar durante años, y nunca estoy enfermo”.

Hay que tener en cuenta que algunas enfermedades tardan un tiempo en presentar signos visibles, pero eso no quiere decir que sean enfermedades inactivas para el organismo.

La OMS ha elaborado una lista de enfermedades de origen hídrico: diarreas, hepatitis A, cólera, botulismo, fiebre tifoidea, disentería, polio, etc.…,  estas enfermedades pueden ser causadas por virus, bacterias y parásitos intestinales…

Por todo lo comentado y para evitar sorpresas desagradables y garantizar un consumo saludable se recomienda contar con un sistema de tratamiento del agua.

La ósmosis inversa, por ejemplo, es una solución ideal para tratar el agua en lugares en los que el agua es un bien bastante escaso.